jueves, 16 de abril de 2015

¡A cuidarse los pinreles!

El verano está a la vuelta de la esquina. Ya no nos acordábamos de los tirantes, pantaloncitos cortos, sandalias, chanclas,... Y también nos habíamos olvidado de nuestros pies. Como si los guardásemos en el armario con el resto de ropa y zapatos de verano.

Pero hay que cuidarlos ¡todo el año!

Soy un desastre total para darme crema en el cuerpo, un desastre. Pero me arreglo los pies siempre, todo el año, desde hace años, sea cual sea la estación en la que estemos y lo hago todas las semanas, ¡incluso dos veces! Como una loca, ahí, tirando la casa por la ventana XD

Hoy os voy a enseñar el último producto que he descubierto
el año pasado y que es imprescindible para mi, el jabón antidurezas con piedra pómez de LIXONÉ. Sin colorantes, conservantes, apto para veganos ya que no tiene ingredientes derivados de animales y es cruelty free. Y muy económico, 3.16€.

¡A cuidarse los pinreles!

Me arreglo los pies el fin de semana, que me puedo entretener más, aunque a veces, como os comentaba antes, lo hago dos veces en semana. Aprovecho la ducha, ya que la piel y las durezas se ablandan con el calorcito del agua y es mucho más fácil.

Una maravilla la verdad. Yo, como supongo que muchas, tenía mi piedra pómez, la normal, de toda la vida... Y la pobre se ha quedado olvidada en un rincón desde que compré este jabón con partículas de piedra pómez.

Os cuento como lo uso:

Con la piel húmeda froto como haría con la piedra pómez, pero este producto al ser un jabón además hace espuma. Froto de forma circular sobre las zonas que quiero suavizar, talones sobre todo, esa dureza rebelde, las durezas puntuales de algún zapato,... después de esto y antes de aclarar, con la espuma y las partículas de piedra pómez que han quedado en esas zonas, masajeo todo el pie hasta el tobillo y después aclaro.

La piel queda muy suave y la piel gruesa mucho más fina, lógicamente, si la dureza es muy grave o tenéis los talones muy mal, el primer día es difícil que quede perfecto pero con el uso frecuente si. 

Después hay que hidratar y nutrir, imprescindible. Así que me seco muy bien los pies y masajeo con alguna manteca bien untosa, como la de almendras de Whish, la de mango de The Body Shop, o la de guayaba de Korres.


Whish Body Butter AlmondHaz clic para ampliar imagenKorres Guayaba Manteca corporal

Por último me enfundo los pinrelillos en unos calcetines de algodón. ¡Y voilá! Pies perfectos. Parecen muchos pasos, pero en total no son más de 10 minutos y os puedo asegurar que es un gustito verse los pies decentes todo el año :D

Ya he comprado un par de pastillas, cunde mucho, pero ya tengo que reponer, me queda un suspiro.



Antes me costaba encontrar este jabón, peeero desde diciembre LIXONÉ tiene tienda on-line, así que os animo a echar un vistazo.


¿Conocíais la marca?
¿Qué productos usáis?
¿Cuál es vuestro producto favorito? 

2 comentarios:

  1. Es interesante. A mi lo de dar con la piedra pómez como quien afila cuchillos siempre me pareció un poco hardcore...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja si con la piedra hay que hacerlo con cuidado, en mi caso ya no la uso, este jabón es igual de eficaz y me parece más suave.

      Eliminar